domingo, 4 de octubre de 2009

Fenómeno social de exportación


Los argentinos somos expertos en crear términos, que en algunos casos reflejan tristes realidades sociales como son "el corralito" o "los piquetes", es más algunos pregonan que ya se están exportando a América Latina.

En relación a éstos últimos, desde sus inicios con la protesta y corte de rutas en Cutral Co (provincia de Neuquén) en 1997, este fenómeno social ha ido creciendo en el Gran Buenos Aires y algunas localidades del Interior del país, al punto que en el transcurso del 2009 son ya 2050 las interrupciones de tránsito y cortes de rutas registradas.

Las condiciones socioeconómicas de desempleo estructural y deterioro acelerado de la calidad de vida de estos sectores es la causa principal, aunque no única de este fenómeno, ya que tambien pueden considerarse como causantes del mismo, el clientelismo, los errores de la política social, y su utilización política.

La semana pasada, diversas organizaciones sociales realizaron manifestaciones en diversos puntos de la Capital y provincia de Buenos Aires provocando un verdadero caos, en el que los derechos de protesta de unos se contrapuso con los derechos de libre circulación de otros. Desde el gobierno se conjeturan hipótesis de desestablización de una "derecha agazapada" y apuestan a un desgaste "natural" de estas movilizaciones, con lo cual nada hace preveer una solución al alto índice de tensión y conflictividad social.

Se puede decir que los piqueteros son, en cierta medida, un subproducto de las malas prácticas de la política que termina desbordando a sus creadores, una muestra de ello son las declaraciones de dirigentes piqueteros que reconocieron el pago de 100 pesos por "asistir" a los cortes de rutas o los rumores de "presión o condicionamiento" en la entrega o permanencia en los planes sociales.

3 comentarios:

$$$ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Malen dijo...

Marti: Cuidado con el comentario de arriba, seguramente es un spam! Te quiero y te mando muchos besos!

Marta dijo...

Gracias Malen, ahora hablo con el Nico para ver como los evito. Un beso grande